Una cita con Ciro Guerra

3:00 pm y llegamos puntuales a la Cita con Ciro Guerra. Desde su llegada a Bogotá no ha pasado mucho tiempo, así que la expectativa por escuchar sus experiencias es alta. Nos acomodamos en un lugar lleno de magia, el que pareciera ser el rincón favorito de su casa: premios, reconocimientos y elementos representativos de cada una de sus películas adornan de una orgullosa forma esta parte de la sala. Se acomoda en la mecedora y al ritmo de una tarde bogotana, el ganador de un premio en el festival francés más importante del mundo, se agenda con usted, conmigo y con cada uno de los colombianos que hoy se interesan en el cine de nuestro país.

La sensación de armonía, tranquilidad y calma que solo trae la experiencia, la tiene Ciro. Una conversación pausada, reflexiva y detallada en la que cada una de las historias detrás de su última producción “El Abrazo de la Serpiente” es narrada. Un viaje de casi cinco semanas de rodaje en la enigmática selva colombiana del Amazonas hicieron de esta película rodada en blanco y negro por el cineasta y guionista de 34 años, simplemente un deseo cumplido.

A: ¿Qué está pasando en el Amazonas, cuál es la realidad social que desconocemos de nuestra cultura?

Como el saber tradicional se ha despreciado por mucho tiempo, hay jóvenes que no quieren aprender de su cultura para continuar el legado. Están descrestados por el capitalismo y el mundo occidental por lo que la tradición no tiene para ellos ningún valor. No quieren aprender las lenguas y los ancianos, dueños de este conocimiento, se sienten abandonados.

A: ¿Después del Abrazo de la Serpiente cambia su perspectiva respecto al chamanismo?

Mucho. Es más profundo que un simple mensaje ecológico. La filosofía indígena se enfoca en la relación que se  tiene consigo mismo, con la salud y con el alma.  Las motivaciones que lo llevan a uno a hacer las cosas y le  definen entre lo importante y lo superfluo de la vida.  Es la búsqueda del equilibrio.

A: Si le dijeran que tomara la cosa más importante de lo que aprendió en el Amazonas para enseñar ¿Cuál sería?

Olvidar. Ser capaz de dejar atrás las cosas. Estar dispuesto a liberarse en cualquier momento de todo.

Ciro1A: Y regresar a Bogotá, ¿Lo afectó?

Fue muy extraño, estaba acostumbrado a vivir sin dinero y volver a la idea de tener que pagar por cualquier cosa fue difícil. Todo se siente más pequeño, estrecho. Allá había espacio.

A: ¿Qué piensa hoy de la selva Ciro Guerra?

La selva es una gran caja de resonancia y magnifíca las energías; se debe tener cuidado con lo que se lleva física y espiritualmente. Es un lugar que agradece cuando hay receptividad de nuestra parte, pero cuando se llevan miedos, resentimientos, rencores o dudas, es el lugar del mundo en el que todo afecta mucho más.

A: ¿Cree que todos tenemos un “chullachaqui” dentro? ¿Tiene usted uno? (Chullachaqui: Un doble, un hombre vacío de recuerdos y emociones)

-Silencio profundo-… Creo que podemos llegar a serlo. Lo sorprendente de esta mitología es que a pesar de ser antigua y primitiva, le habla al hombre contemporáneo y dice mucho del estado en el que se encuentra. Yo espero nunca encontrarlo.

A: En qué consistió la protección del Payé durante el rodaje…

Él dialogó con la selva y le explicó lo que queríamos hacer. Las motivaciones profundas detrás de eso. Le pidió permiso y una protección para que no nos pasara nada… No nos pasó nada.

A: Después de esta experiencia, ¿a qué le teme?

Al lado oscuro del ser humano.

A: ¿Qué pasó con usted en lo personal?Ciro2

Me siento liviano. Dejé el peso de muchos sentimientos y cosas que no necesitaba. Me liberé de muchas cosas durante el proceso. Ahora siento que no me hace falta nada.

A: Y su relación con “El Abrazo de la Serpiente”

Me siento muy separado de la película. Cuando alguien hablaba mal de las anteriores producciones yo sentía como si me lo estuviera diciendo a mi. Con esta lo importante no es lo que yo sienta, sino su existencia y la posibilidad que tiene la gente de verla.

A: ¿Ya hay un lugar elegido para el próximo rodaje?

Si, La Guajira.

A: Y la película…

Se llama Pájaros de Verano, esperamos que el público la pueda ver en el 2018. Será una película diferente.

A: Su película favorita:

Ocho y Medio de Federico Fellini.

A: Ciro3¿Qué plan no puede faltar en la Agenda de Ciro Guerra?

Ir a cine, voy todos los días.

A: ¿Solo o acompañado?

La película es suficiente compañía para mi así que no tengo problema con ir solo.

 

 

Comentarios

Comentarios